El cerebro del niño es un buscador inagotable de estímulos que lo nutren y que el medio le ofrece. En estas edades se desarrollan las habilidades del pensamiento a través de experiencias que lleven a descubrir, indagar y sorprenderse, experiencias que sus cerebros interpreten como estimulación específica e irreemplazable. 

La neuroeducación ha permitido establecer la importancia de la estimulación temprana. En 1-2 años aportamos la estimulación cognitiva necesaria para el desarrollo del cerebro infantil, facilitando la expansión de las capacidades cognitivas y haciendo más viables los aprendizajes. Aprender es un proceso inherente al ser humano: siempre estamos aprendiendo.

En el colegio Luyferivas realizamos con los más pequeños del colegio el juego heurístico, que es una actividad donde los niños interactúan con diferentes tipos de materiales. Se basa en la exploración sistemática en grupos de 8 a 10 niños. Deben manipular y combinar libre-mente gran variedad de objetos cotinianos, explorando las distintas posibilidades. La exploración consiste en  abrir y cerrar, tapar, llenar y vaciar… Una vez terminada la “investigación” el material se recoge y se clasifica.

Gracias al juego heurístico los niños ejercitan y desarrollan sus capacidades físicas, mentales, emocionales y sociales. Además, se logra un buen entorno para el grupo. Por medio del aprendizaje activo se busca que el niño:

?    Esté en un  clima relajado.
?    Estructure el pensamiento.
?    Aumente la comprensión verbal.
?    Conozca y manipule distintos materiales.
?    Aumente la atención y la concentración.

Contamos con una sala de estimulación multisensorial, en esta sala nuestros alumnos a través de la exploración y el juego, pueden desarrollar destrezas tanto visuales como manipulativas, a la vez que puedan desarrollar también sus habilidades sociales y cognitivas. Por eso, lo que se pretende es crear un ambiente con estímulos donde se trabajen sensaciones a través de experiencias, dotando a los pequeños de libertad para explorar, descubrir y disfrutar de sus sentidos.

Para ellos contamos entre otros materiales, con mesas de luz, lámpara de burbujas, pelotas y cubos de diferentes tamaños luminosos, panderetas con luz, juegos sensoriales… 

Con la manipulación de las panderetas conseguimos que nuestros alumnos desarrollen su capacidad auditiva y visual, siguiendo diferentes ritmos, de más sencillos a más complejos dependiendo de su edad.

Con los cubos luminosos favorecemos el desarrollo de la motricidad gruesa, tan importante en estas edades, pues van coordinando sus movimientos para conseguir realizar una to-re y… ¡destruirla, claro!.

En nuestro colegio somos muy conscientes de los muchísimos beneficios que el andar descalzo tiene para nuestros alumnos, con o sin calcetines De hecho, es lo natural y saludable para el pie. Por eso tanto en la sala de psicomotricidad como en la de juegos se descalzan.
Es por esta razón que realizamos un pasillo sensorial plantar, con distintos materiales; arena, hierba, piedras, burbujas y siluetas de huellas con distintas texturas.

Con todo esto se favorece el desarrollo cerebral óptimo se estimula el sistema nervioso y desarrolla un sentido de conciencia corporal, se fortalece las articulaciones y músculos y me-jora la postura y se desarrolla un andar saludable y previene lesiones. 

Deja una respuesta

Latest Posts
noviembre 2022
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930