Un proyecto para atender a la diversidad de intereses e inquietudes

Siempre que preguntamos a una persona por cómo le van los estudios, de una forma velada tendemos a preguntar por las notas. Si los resultados son buenos y consigue aprobar dirá que bien, si el número que acompaña a cada examen está por debajo del cinco probablemente bajará levemente la cabeza y nos dirá un simple “bueno, más o menos” o “ahí van” con la esperanza de cambiar de tema lo antes posible.

Es natural, los resultados académicos son importantes ya que no solamente nos indican el grado de conocimiento en una materia, sino que también nos suelen hablar del compromiso de una persona y su capacidad  para enfrentarse a un problema. Tan cierto es eso, como que no siempre es así. Es importante darnos cuenta de la diversidad en las personas, de sus inquietudes, dificultades, intereses… un complejo puzzle que es importante desentrañar, descubrir o al menos intentar conocer sin  prejuzgar demasiado.

Es precisamente esa diversidad la protagonista de este artículo. El día a día, las exigencias y obligaciones nos hace cada vez más difícil encontrar tiempo para nosotros mismos. Los alumnos, como nos puede pasar a la mayoría de adultos, tras terminar sus obligaciones no desean más que tiempo para sus cosas. En ellos es frecuente que se trate de hablar a través de una red social con los amigos o jugar en red a algún videojuego. Tan normal, tan natural que no es de extrañar que sea poco frecuente lo que debería ser también habitual: que los chicos intenten encontrar intereses, inquietudes, proyectos personales que hablen de sí mismos como personas diferentes a los demás, donde intenten plasmar aquello que les preocupa o les inquieta. 

Claro que es importante lograr los objetivos académicos, tanto como no minusvalorar la relevancia de intentar inducir a los alumnos a que  creen, inventen, descubran o se interesen por algo sin que haya una obligación de por medio. Esa actitud siempre pasa por momentos mejores y peores, días, semanas o épocas donde no tenemos ganas de hacer nada, mientras que otras veces estamos radiantes de energía y entusiasmo.

Desde el colegio nos gustaría animar a los chicos de secundaria a que formaran parte de un proyecto que busca incentivar, motivar a los alumnos a descubrirse a si mismos, a demostrarse que son capaces de hacer cosas simplemente por el hecho de disfrutar de ellas. No se trata tanto de un concurso con premios e incentivos, sino de demostrarnos a nosotros mismos que podemos hacer algo simplemente porque nos gusta, de comprometernos con un proyecto, con amigos o nosotros solos, de construir y trasladar mis intereses en algo concreto que mostrar y enseñar sin miedo.

Consideramos que es importante para un adolescente descubrir sus inquietudes e invertir el tiempo del que dispone en algo que le defina. Cada vez más, en orientación, se habla de convertir nuestros hobbies o intereses en nuestro trabajo. De ahí que sea importante que los alumnos vean el aprendizaje no sólo como un conjunto de resultados académicos, sino como un medio para descubrirse a sí mismos.

Es evidente que la exigencia diaria pesa mucho, pero es importante que los alumnos aprendan a automotivarse, especialmente cuando las actividades que hacen les  resultan placenteras y les permite sentirse orgullosos de sí mismos. Siempre es más cómodo estar tumbados escuchando música y hablando a través del móvil, pero es importante encontrar tiempo para todo y aprender a disfrutar de cosas diversas aunque impliquen cierto esfuerzo.

Les proponemos desde grabar un documental, montar una película, plantear un juego de estrategia, un proyecto en scratch, hasta escribir cuentos cortos, ensayos, poesía, e incluso formar parte de algún proyecto de investigación. Les animamos a participar en el periódico del centro, a compartir sus inquietudes y mostrarlas en nuestra comunidad educativa.

Este proyecto lo lanza el centro y espero que las personas a quienes va dirigido lo secunden y lo valoren, ya que es una manera muy sencilla de valorarse a sí mismos como personas independientes y distintas, que no mejores ni peores. 

 

Andrés A. Lazcano Sánchez
Departamento de Orientación

Deja una respuesta

septiembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930